Barin garantiza la seguridad de los espacios de trabajo con equipos de ventilación y filtración adecuados para cualquier tipo de industria. De este modo, se conseguirá reducir las emisiones contaminantes a los niveles límite permitidos.

Cada 20 minutos muere una persona en España de cáncer de pulmón y un porcentaje muy importante de estas muertes es provocado por la calidad del aire ambiental al que se exponen los operarios en su puesto de trabajo.

Además, en muchísimas ocasiones, el riesgo no solo es para las personas que trabajan en la zona de producción o en almacenes, sino que también lo es para el resto de personal de la empresa. El humo de soldadura o el polvo tóxico, entre otros contaminantes, pueden pasar a oficinas o comedores y resultar realmente perjudiciales para las personas que se exponen a ellos.

El sílice, asbesto, cromo o níquel pueden estar en los puestos de trabajo de muchísimas actividades industriales. Para solucionarlo hay que captar el contaminante en el punto en el que se produce, evitando que llegue a los pulmones.

Además, el más peligroso es el formado por partículas muy pequeñas. Partículas que no se ven y que, cuando se inhalan se depositan (para siempre) en el sistema pulmonar causando daños irreversibles.