Por primera vez en 4 sexenios, el gobierno federal reconoce que la responsable directa del robo de combustibles contra Petróleos Mexicanos (Pemex) es una red interna conformada por funcionarios responsables de salvaguardar los ductos, como lo han documentado Oficio de papel y Contralínea desde hace 1 década.

El daño patrimonial que ha causado por el llamado huachicoleo desde el sexenio de Vicente Fox es multimillonario. Tan sólo en 2018, podría superar los 60 mil millones de pesos. Ello, porque en 2017 ascendió a esa cantidad de acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, y el ilícito va en ascenso.

En su conferencia de prensa, el 27 de diciembre López Obrador indicó que el 80 por ciento del combustible robado a la petrolera corresponde a las actividades ilícitas de dicha red.

Por estos hechos, indicó, tres servidores públicos fueron detenidos. La red fue detectada por medio del Plan Conjunto de Atención a Instalaciones Estratégicas de Pemex, en el que participan 15 dependencias federales.

Los funcionarios de Pemex involucrados en el saqueo de los energéticos estaban encargados de controlar las redes de ductos de la petrolera.

Según López Obrador, a diario se roban más de 600 pipas, con capacidad individual de 15 mil litros, lo que significa unos 200 millones de pesos al día.

A continuación, los trabajos en los que Contralínea ha revelado los entretelones de este flagelo.